joomla template

Herramientas
Buscar
Acceder

Pedro Sorela

Efectos de la lluvia en Portugal

Por: Pedro Sorela Lunes 01 Marzo 1999. En Cuentos, Viaje

En: Historia de las despedidas, 2008

charco2

Sirve de brújula, de mapa: esa lluvia de aire sólo puede ser Portugal. 

Esconde los teléfonos móviles bajo los paraguas y hace a sus propietarios más inteligentes

Ennoblece las piedras y las condecora con verdín

Destiñe los amarillos en ocre nostalgia

Enloquece a las golondrinas de pura alegría

Baja las voces

Tersa y rejuvenece las mejillas de las jóvenes en el momento del beso

Resucita los estanques

Compone música con la arena de los parques al ser pisada. Música para suela y arena

Convierte en soles las naranjas del claustro de la catedral de Évora

Se pueden leer libros en los ojos que miran por las ventanas

Devuelve el azul a los verdes

Su gris, y sólo ahí, su gris inspira buenas novelas

A los españoles les da ganas de aprender portugués (los portugueses saben español desde niños)

A caballo de ella, el aire transporta los fados a largas distancias

Algunos banqueros recuerdan, a veces, versos del colegio

Puede perfectamente ocurrir que un transeúnte dicte canciones

Anuncia la saudade: llega cuando la lluvia se va

Amansa a los geómetras.

Artículos relacionados:

  • Historia de las despedidas