joomla template

Herramientas
Buscar
Acceder

Pedro Sorela

EBOOKS

      

       el sol como disfraz      dibujando la_tormenta      historia de           

ladron de arboles       portada-viajes-niebla grande     portada-trampas-para-estrellas grande      portada cuentos_invisibles                   

portada-huellas-actor-peligro med      cuentamelo      lo-que-miran-los-vagos      banderas sorela   

entrevistas sorela      portada-fin-viento med      portada-aire-mar-gador      ya vers

cometario_gris

Artículos etiquetados con: crónica de guerra

El escenario más humano

Por: Pedro Sorela Miércoles 18 Junio 2003. En Lecturas

John Steinbeck. Hubo una vez una guerra. El invierno de mi desazón. Al este del Edén

Es posible que, al leer un periódico, usted se haya preguntado cómo fue posible que tal persona, que parecía esto y aquello, fuese el autor de aquello otro. Pues bien, El invierno de mi desazón muestra cómo es posible. No cómo es posible que un hombre haga esto y aquello, pues eso lo explica la sicología y no poca literatura, sino cómo es posible que alguien cambie de valores al parecer de pronto. Y lo cuenta de una forma convincente. Más convincente, al menos, que muchas explicaciones de expertos, que serán científicas pero dejan a quien les escucha un tanto estupefacto y, lo que es peor desde un punto de vista literario, sospechando si no se habrá perdido algo.

Bien es verdad que en esta novela la mutación afecta a la ambición, la codicia del hombre, y ese es terreno de la literatura. Véanse Dostoievski, Dickens, Balzac y desde luego Shakespeare, capaz de hacer poesía y filosofía y narrar al tiempo: no por casualidad el título de la novela de Steinbeck es uno de sus versos, “Ya el invierno de mi desazón se ha vuelto radiante gracias a este sol de York” (Ricardo III, I, 1), en un recurso no tan infrecuente en la escritura anglosajona. Y véase también Al este del Edén, el clásico del propio Steinbeck reeditado ahora, con no mucha confianza, por lo visto, si tiene que jugar en la portada con el mito de James Dean, protagonista de la película y que empobrece una novela mucho más compleja y rica, entre otras cosas porque consigue una arriesgada combinación de narración y ensayo, bajo la forma de introducciones a las partes. Uno de los ejes de Al este del Edén se construye igualmente sobre el doloroso derribo de una apariencia. 

  • Pedro Sorela

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla