joomla template

Herramientas
Buscar
Acceder

Pedro Sorela

esquinas

Ciegos en Marbella

Martes 20 Junio 2006. En Artículos, Esquinas

Quizá lo más extraordinario de todo el circo de Marbella es la sorpresa que al parecer ha causado. ¿De verdad que lo que ocurría no era evidente desde hace décadas? ¿De verdad que no se ve lo que pasa en casi todo el litoral español desde hace… cincuenta años? (Pues yo recuerdo ya fechorías de entonces en la Costa Brava y en el Edén balear). Una prueba del algodón sencilla: colóquese de espaldas al mar y mire, por ejemplo, Montecarlo: la conclusión sólo puede ser que en la construcción de ese gibraltar francoitaliano abarrotado, con autopistas insólitas y túneles sospechosos, han tenido mucho que ver la corrupción burocrática y… cómo llamarlas: ¿mafias de la construcción?

Por exótico que parezca, en este país que no hace tanto construía los pueblos blancos andaluces y las masías catalanas, los patios extremeños, los caserones vascos y las marquesinas gallegas –es decir: en este país que tenía una de las arquitecturas más sabias del mundo–, por efecto de no se sabe muy bien qué, ése es el misterio, su población enceguece y no ve o finge que no ve cómo le construyen, justo enfrente, Benidorm y Torremolinos, Lloret de Mar y [rellénese al gusto].

Urge alfabetizar a los jefes

Por: Pedro Sorela Viernes 17 Enero 2003. En Artículos, Esquinas

¿Saben los concejales leer? ¿Pueden los presidentes de Autonomía distinguir entre una escultura y un mamarracho? Es algo que, como la honradez, dan por supuesto los programas electorales que inundan en España buzones, telediarios y periódicos, pero que a la vista de la Historia o de la Actualidad no queda claro.

¿Estaba alfabetizado el ínclito mandamás que aprobó aquellas farolas de la Puerta del Sol del Madrid socialista, pronto felizmente descritas por la gente como los supositorios? Con el tiempo, que todo lo pone en su sitio, me reafirmo en que no, no lo estaba.

¿Y a santo de qué cacique llevárselas a los pobres vecinos de Bayona, en Galicia, que indefensos tienen que soportarlas ahora en su paseo marítimo? Igual que los de Valencia, con las insólitas farolas de la Playa de la Malvarrosa, o los de La Coruña, con los increíbles artefactos con que el legendario alcalde Francisco Vázquez (esperanza socialista) se ha intentado cargar la bellísima plaza de María Pita. 

Noche de espera en Ciudad Universitaria

Por: Pedro Sorela Jueves 10 Enero 2002. En Artículos, Esquinas

Un arquitecto: ¿La universidad? Un chollo. Es un lugar en el que te dejan hacer de todo y luego no protestan para no pasar por ignorantes. Casi como con los alcaldes pero no tanto. Y si alguien quiere ilustrarse, que se pasee por los campus: se comprende que los primeros que deberían ir a facultades de Arquitectura y de Humanidades son quienes aprueban los proyectos. Pero entonces se nos acabaría el chollo.

Uno que aprueba proyectos: Es genial: ya que los edificios universitarios pueden pasar por supermercados, cárceles, museos... hagamos de ellos cualquier cosa. ¿Por qué no bancos por la mañana y discotecas por la noche, por ejemplo, con venta a las televisiones? ¿O pasarelas de moda, tras concursos entre las estudiantes? ¿O shopping-centers? ¿O todo junto? Ahí hay un montón de pasta para ganar.

Un aprobador autonómico: Hombre, shopping-centers tal vez es demasiado. Pero en lo que sí las hemos convertido es en laboratorios de patriotismo local y espíritu nacional, lejos de la pintoresca idea de que universidad viene de universo.

Juan, estudiante de 1o de cualquier cosa: No entiendo, tío: si a las 10 tenemos clase de Teoría de lo Inexistente i, ¿por qué a las 11 tenemos Teoría de lo Inexistente ii? ¿Sólo porque así nos mantienen ocupados mientras encuentran profesores que sepan? No me parece serio. Sobre todo si a la 1 nos dan Teoría de lo que sí existe, que niega todo lo anterior.